Lazio 1 - 3 Atlético Madrid

Atlético de Madrid aceleró hacia octavos de final de la Liga Europa con un partido notable en el Olímpico de Roma, donde ganó con autoridad al Lazio (1-3), incapaz de responder al convincente juego del equipo rojiblanco y a los goles del colombiano Radamel Falcao, dos, y Adrián López, uno.

El conjunto madrileño, que remontó un 1-0 en contra, sumó con merecimiento un marcador fenomenal para el duelo de vuelta de la próxima semana en el Vicente Calderón, un trámite para el grupo dirigido por el argentino Diego Pablo Simeone salvo hazaña de su contrincante italiano, hoy un equipo menor en manos del Atlético.

Simeone salió prácticamente con todo en el Olímpico de Roma. No reservó casi nada. Con la baja por lesión del portugués Tiago, sólo dio descanso al turco Arda Turan e incluyó en el once a Koke para afrontar un duelo de ida que cumplió con las previsiones de intensidad, pero rompió todos los pronósticos de igualdad.

Porque el equipo rojiblanco mandó siempre en el campo. Ni el 1-0 en contra (minuto 19), en el primer ataque del Lazio, un tiro muy lejano y sin aparente dificultad para el belga Thibaut Courtois, pero que, tras un inesperado fallo del portero al atajar la pelota, facilitó el gol del alemán Miroslav Klose, alteró al Atlético.

El equipo madrileño, que encajó su primer tanto desde la llegada al banquillo de Simeone, mantuvo su propuesta futbolística, más ambiciosa y ofensiva que la de su oponente, y encontró resultados de inmediato con el 1-1, marcado por Adrián López en el minuto 25, y el 1-2, obra del colombiano Radamel Falcao, en el 37.

En el primero, Juanfran envió un centro desde la derecha y Falcao saltó más que nadie en el área para llevarse el balón de cabeza y entregar un pase inmejorable para el remate a media altura de Adrián, mientras que el segundo nació en un taconazo del asturiano, continuó con una asistencia de Diego y terminó con un gol del colombiano, que empujó a la red el regalo del media punta brasileño.

El 1-2 reafirmó la superioridad del Atlético, que desbordaba a la zaga italiana con la exquisita técnica y la extraordinaria visión de juego de Diego, con la habilidad y la movilidad de Adrián o con los saltos de Falcao, inalcanzables para la defensa rival, ante un Lazio que adelantó sus líneas, pero sólo rebajó la calma del bloque madrileño durante unos minutos.

Nada inesperado en una segunda parte que aumentó las obligaciones del conjunto romano, consciente de que una derrota hoy en su estadio ponía casi imposible la eliminatoria y que terminó derribado, sin opción, ante el partido casi impecable del Atlético, seguro en defensa y en el centro del campo e imparable en su línea de ataque.

El equipo rojiblanco golpeó de nuevo sobre la portería contraria, en un momento importante, justo cuando su adversario amenazaba con incomodar su ventaja en el marcador, y lo hizo en otra conexión entre Adrián y Falcao. El primero fabricó la jugada y entregó un pase al borde el área pequeña para el 1-3 del ariete colombiano.

Entre los dos ya suman 32 goles este curso, 19 llevan la firma de Falcao y 13 la de Adrián, dos jugadores que ofrecieron hoy una nueva demostración de su entendimiento en ataque, secundados siempre por el enorme talento de Diego, y que dejaron casi sellado el billete a octavos de un gran Atlético, a la espera del duelo de vuelta en el Vicente Calderón.